Si te vas de la Habana

Salían peces de sus cabezas,

se entendían mejor en el lenguaje del aire

de sus versos brincaban hojas secas hasta las copas de las ceibas.

El sudor de su tierra en la cuerda precisa,

crece la palma en su son

y se deja sentir.

La lluvia de sus labios regando el lago de mi memoria

que encuentra su cauce,

laguna seca,

arroyo seco,

río hondo,

río salado

mi memoria camina abajito, hacia el mar.

Cerrar los ojos es soñar sus nanas trovadoras.

 

Habana, mayo de 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s