26

26.

 

Albergo estas ganas

grandes de verte en los zapatos

y en la boca.

 

Cuento del reloj las agujas pero solo son dos

y no pueden ir más rápido

Ya me han dicho:

“esto está medido, chica

si quieres verle nos toca ralentizar”.

 

Entonces he puesto un trapo de cocina encima,

como he podido

cubriendo el reloj,

y he puesto el horario del otro hemisferio

en mi móvil.

 

Me he reído después ante la sorpresa

de verme a mi, con mis avatares de tortuga,

estancada siempre en el instante,

Intentando cazar el paso, –antes de que se mueva la otra pierna–,

deseando que el tiempo fuera más rápido,

de verte a ti, que aún no has llegado,

más vivo que cualquier recuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s