Alivio rítmico

 

Hay un día que va a llegar:

cogerás los zapatos negros

los sacudirás de invierno y te los pondrás despacio,

no descansarás hasta dejarlos bien atados.

 

Podrás cerrar el miedo y quitarte la chaqueta,

dejarla apoyada en el pomo nuevo de la puerta.

 

vas a  emprender el viaje

el viento será el transporte

el destino es la semilla.

Vas a emigrar, vas a desnudarte de códigos.

 

Cuéntanos leyendas,

Baila, no te quedes quieto

 

Es la danza del anhelo,

del aliento esencial,

que nos empuja fuera del oráculo de tiza

ya parte de la piedra del patio

donde la niña juega

 

Canicas rodando por inercia celeste,

Seremos,

bailarines dando vueltas

girando y retornando

Desaprendiendo.

 

Suéltale el pelo a la niña de la coleta,

Rompe su falda y dale un timbal

 

Hay un día en que voy a escuchar tus ritmos por el pasillo

derrumbando los andamios del edificio

y de la plaza, y de la gente que pasea por el mercado

por la mañana

 

Derrumbando sus andamios

Tachasca tu tum

 

Un día voy a llegar y te voy a ver bailando

con la puerta abierta.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s