Detenido

El hombre de las dos maletas sigue sentado, se ha quitado el sombrero. El sol le da en la cara y le hace entrecerrar los ojos. Le cae una gota de sudor por la frente, rebusca en el bolsillo y saca un pañuelo, lo posa en sus rodillas. Se desabrocha el primer botón de la camisa. Dan las seis y la espera de hace larga en la estación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s