un recuerdo

Recuerda su cuerpo escurridizo doblándose y bailando.

Pequeñas sacudidas con la música, alta, hacia abajo.

Recuerda el agua resbalando por su pelo, y corriendo libre por el cuello hacia el pecho.

Recuerda la marea tan baja que todas las caracolas, desprotegidas, les entretuvieron un buen rato. La sencillez de sus gestos, escasez de palabras, caricias delicadas y abrazos largos. Recuerda el deseo.

Agua hiriente, agua clara

¿cuántos?, ¿cuántos minutos salados?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s