The open door

El teatro no tiene categorías: el teatro retrata la vida en todas sus categorías. Las personas en búsqueda de un teatro popular creían que todo lo que era para el pueblo cobraba automática vitalidad. Por otra parte la gente que creía en el teatro de élite se sentía participante privilegiada de una aventura intelectual seria, fuertemente opuesta al “teatro comercial”, desvitalizado y pomposo. También estaba la gente que trabajaba sobre textos de los grandes clásicos, convencida de que la gran cultura es de una calidad muy superior a la adrenalina de baja categoría de una comedia vulgar.

La experiencia de Peter Brooks, después de muchos años de trabajo en muy diferentes escenarios, nos enseña que un buen espacio es aquel en el que convergen muchas energías diversas; sólo en estos espacios va a tener lugar la magia del teatro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s